No estoy loca, ni tengo depresión posparto…simplemente mi vida ha cambiado radicalmente

Depresión Postparto

Dar a luz a un bebé es un hecho extraordinario, fascinante y tremendamente unido a lo más auténtico de la vida. Y tan pura y natural es esta experiencia, que a la mayor parte de las mujeres les resulta muy alejado de su día a día y de la sociedad en la que viven. No se suelen ver partos, no se sabe en profundidad lo que supone recuperarse de un parto, ni se sabe cuidar de un recién nacido. Se conoce como depresión posparto a la nueva situación de inadaptación que muchas mujeres experimentan. Y que, por supuesto, no implica haberse vuelto loca.

Llevamos años disfrutando de nuestra libertad como mujeres, viajando, saliendo al cine, de compras, a tomar un café con nuestros amigos. La sociedad, nos guste o no, es individualista y consumista y todos hemos aprendido a disfrutar de este modo de vida. Cuando llega al hogar un retoño, además del alboroto hormonal y el cansancio acumulado que sufren las mujeres, su estilo de vida y rutina cambian radicalmente. Es muy probable que les cueste aceptar esta situación y carezcan de herramientas para afrontarla de la mejor manera. Tampoco ayudan las estructuras familiares actuales tan pequeñas y limitadas.

Depresión postparto

A esto se añade una presión social en la que pareciera que hay que esconderse si se tienen ganas de llorar y que siempre hay que responder que todo va fenomenal y estar perfecta. Todo ello, para evitar que alguien pueda sugerir que la mamá sufre depresión postparto. Nada más allá de la ignorancia. Pues bien, la depresión posparto es una enfermedad, que se produce en madres con sentimientos de extrema tristeza y que no pueden ni tan siquiera realizar actividades diarias como el cuidado de sí mismas o de otras personas. Además, requieren tratamiento médico y la padecen un 15% de las mujeres que paren, según The National Institute of Mental Health (NIMH) de Estados Unidos.

Baby Blues – Tristeza Posparto

Lo que muchas madres y padres desconocen es que hay otra situación más común a todas las mujeres (un 80% lo padece) y que se denomina Tristeza Posparto o Baby Blues. “Es un término que se utiliza para describir los sentimientos de preocupación, tristeza y fatiga que muchas mujeres experimentan después de tener un bebé. Los bebés requieren mucho cuidado, de modo que es normal que las madres se preocupen o se sientan cansadas de proporcionar ese cuidado”, indica el NIMH. Esta situación puede durar en torno a dos semanas.

Consejos

¿Y si no se pasa en dos semanas? ¿Y si algunas madres continúan teniendo de vez en cuenta bajones que les generan tristeza a pesar de estar contentas con su maternidad? La American Pregnancy Association propone una serie de recomendaciones, entre las que destaca el apoyo que un coach online puede ofrecer:

• Hablar con alguien de confianza acerca de cómo se siente.
• Mantener una dieta bien equilibrada.
• Mantener un diario de todos sus pensamientos y sentimientos.
• Salir a la calle para disfrutar del aire fresco y la vida
• Pedir ayuda
• No hay que esperar la perfección en las primeras semanas

Las Doulas

No es descabellado contar con un coach emocional tras el parto o incluso durante él. Las mujeres en situación de ventaja económica como Meghan Markle ya han informado de que van a tener a su lado a una Doula para su postparto. Esta figura de coaching tan de moda en los últimos años son personas que brindan apoyo emocional a las mujeres durante el embarazo, el parto y el posparto, no son personal sanitario, ni realizan ningún tipo de tarea clínica.

Contar con coaching profesional puede ser una alternativa económica. Una forma de ayudar a superar con éxito situaciones nuevas para las que la gran mayoría de mujeres no están preparadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *